miércoles, 31 de mayo de 2017

Bollos de pan blanco, tieeerrrrnoooosssss

Qué le vamos a hacer, me pierden los panes y hacer sus masas. En esta ocasión unos bollos ideales para bocatas, hamburguesas o para el desayuno con mantequilla o aceite, para acompañar cualquier comida, en definitiva unos bollos de pan deliciosos que además se conservan fantásticamente bien un par de días.
La receta original es de mi panadero favorito, Ibán Yarza, y esta receta aparece en el blog de El Comidista. 
Yo que soy un poco osada le he hecho un pequeñito cambio sencillo, el resultado es fabuloso.
Tiempo de preparación: 6 horas con fermentación incluida. Nada de asustarse y echarse para atrás por el tiempo, que solo consiste en esperar y no en trabajar, vale?
Ingredientes para unos 8 o 10 bollos:
Fermento:
100 gr harina
60 gr de agua
2 gr levadura fresca
Masa
fermento
500 gr de harina 1/2 normal y 1/2 fuerza
200 gr agua
10 gr de sal
35 gr de aceite ( 10 gr de aceite de sésamo y 25 de girasol o todo girasol)
  • Mezclamos los ingredientes del fermento y lo dejamos reposar durante un par de horas. Si se quiere se puede guardar en el frigo y continuar el día siguiente o a los dos días. (Yo no tengo tanta paciencia, cuando se me antoja hacer un pan lo tengo que hacer ya, cachis.)
  • Pasado este tiempo esta masa habrá crecido considerablemente. La mezclamos con el resto de ingredientes y amasamos ligeramente, dejamos reposar unos minutos y luego terminamos el amasado durante unos 5 minutos.

  • Ponemos la bola de masa en un bol y lo tapamos con un film, yo suelo usar un gorro de ducha, es muy práctico, y lo dejamos así durante hora y media.
  • Tras esta hora y media colocamos la masa sobre la mesa de trabajo y la estiramos con las manos formando un rectángulo para luego enrollarlo estirando bien para que quede apretado.
  • Cortamos este rollo en discos de un par de centímetros de grosor, los aplastamos un poco con la mano y los  colocamos sobre un papel de horno en una bandeja para el horno.

  • Los volvemos a dejar levar durante un par de horas en un sitio cálido, que puede ser el mismo horno con una jarra de agua caliente dentro para que se mantenga una buena temperatura dentro.
  • Calentamos el horno a 230º e introducimos una bandeja vacía o con piedras volcánicas o con tornillos en el fondo para poder poner agua al mismo tiempo que metamos los panes y que se forme vapor. 
  • Cuando el horno esté caliente introducimos los panes y echamos un vaso de agua fría en la bandeja que hemos colocado.
  • Dejaremos la bandeja del agua durante 5 minutos. Pasado este tiempo la sacamos y subimos la temperatura a 240º, dejando los panes otros 6 o 7 minutos , hasta que se doren. 
  • Los retiramos del horno y los dejamos enfriar en una rejilla. (Mirad el antes y después de hornearlos)
  • Se pueden congelar si los dejamos bien cerrados en bolsa. 


Imprimir receta

No hay comentarios:

Publicar un comentario